lunes, 17 de febrero de 2014

Mujer, barbuda y empoderada

Harnaam Kaur


Estoy días se podría decir que prácticamente he vivido dentro del canal de youtube de Cultura Trans.
Tengo un respeto infinito a todo el trabajo que están haciendo Pol Galofre y Miquel Missé y francamente creo que no sólo están haciendo un favor enorme a la comunidad trans, no están haciendo un favor a todos.
En uno de los vídeos sobre diversidad de género en la infancia, un tema urgentísimo a ser tratado, me dejó enamorada la conferencia de Gerard Coll-Planes. Hasta hace pocos días no le conocía pero es un sociólogo con ideas muy interesantes sobre la construcción social del género. Para ilustrar la charla mostraba unos carteles, que en el vídeo se ven fatal y que aún no he podido conseguir para compartir con todos vosotros, pero que me parecieron geniales. Se trata de los típicos carteles de colmado tipo "SE APARTA GÉNERO". La charla empezaba con una foto de la tienda la chuches de la Universidad Autónoma de Barcelona, en el cartel decía algo como "CUIDADO: EL GÉNERO PUEDE CAER". Como bien dijo Gerard, cuánta verdad hay en ese cartel...
Después de la inmersión de cultura trans para desayunar, para comer y para cenar esta tarde en mi muro de facebook (bendito muro de facebook) me he encontrado con una historia asombrosa. Conozcan a Harnaam Kaur amigas, y ámenla, porqué su historia es de lo más genuina, y porque es difícil no aprender algo bueno de ella. Tienes razón Gerard, el género puede caer, y el género, tarde o temprano, caerá.
A Harnaam empezó a salirle barba a 11 años por culpa del desarrollo de ovarios poliquísticos. Pasó por el drama que todas podemos imaginar, que ella misma explica en el video que podéis a continuación y que incluye daños tanto físicos como emocionales por no encajar en una sociedad que es incapaz de reconocer la diversidad, que la niega, que la esconde, que la repudia. 

Fue a través de la religión que dijo basta. Sí, la religión, otro tabú a romper. A los 16 años se bautizó como Sikh y dejó de luchar contra el vello facial, ahora se siente más femenina que nunca. "Así es como Dios me hizo y estoy feliz con ello". El relato de Harnaam es bello y poderoso, como ella es bella y poderosa.  







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada